martes, 31 de octubre de 2017

JOAQUIN DOMBER JUGADOR DE TALLERES DE CÓRDOBA/ “Mi meta es podes subir ese escalón a primera, sueño llegar a ser jugador profesional"

Sin dudas el futbol es el deporte más popular de Argentina, uno de  los mas practicado en el mundo, aquel que los niños juegan con una pelota de media o una chapita, en un potrero o en la calle armando los arcos con buzos o mochilas, generalmente se jugaba por la gaseosa que era la copa que levantaban los ganadores pero que compartían con todos. Realmente el futbol es un deporte hermoso, apasionante que en muchos casos se juega  solamente por diversión, por amor a la pelota.


 Joaquin Domber comenzó jugando en un potrero, en Zapala Neuquén, con sus hermanos y sus amigos del barrio empezó a vivir en la canchita de la iglesia los primeros encuentros con la redonda, pasaron los años y el futbol despertó una pasión inigualable, le toco venirse a vivir a Salta, paso a jugar en el equipo del barrio Gran Bourg para después ir a Juventud Antoniana. Llego al santo gracias a su amigo Pablo Lindow que le insistió y lo motivo para dar un gran paso en su carrera. Juventud no solo aporto a su formación futbolística, además le dio experiencias de vida únicas, junto a Pablito, vivió campeonatos de inferiores, jugó con la primera local y hasta entreno con el plantel profesional. Nos relata Joaquín “siempre pienso en esos ratos con él (Pablo Lindow), si empecé de alguna forma mi carrera se lo debo a él”.

Domber antes de jugar el torneo Sub 17 en Salta se fue a probar  a diversos clubes de Argentina y si bien no tuvo la oportunidad de quedar estas experiencias aportaron a su madurez como jugador.  Cuando tenía 15 años, se le da la posibilidad de ir a Talleres de Córdoba, sin dudas uno de los grandes equipos de Argentina, y Joaco empieza a vivir un sueño que no te permite dejar de soñar.


 Su familia fue un factor importante a la hora de sobre llevar la distancia, “mi viejo si tenía que viajar viajaba, siempre estaba conmigo, me seguía a todos lados cuando estaba en Salta, estuvo presente en todas las decisiones importantes. Mi mama también, siempre tenía un consejo y una opinión para dar y hacerse sentir presente, pero en este tema siempre fui mas pegado a mi viejo” nos cuenta Domber.


Joaquín nos dice “Mi meta es podes subir  ese escalón a primera, sueño llegar a ser jugador profesional, y tengo como objetivo poder vivir de futbol” pero a pesar de estas metas el juvenil tiene el estudio como una opción paralela al futbol, si bien reconoce que es muy difícil y que los tiempos pueden ser un obstáculo no descarta el día de mañana tener un título universitario.

 Joaco no se olvida de aquel profe que lo motivo y le dio energías para lucharla y no bajar los bazos y reconoce que fueron varios pero destaca a Nelson Marín  que fue quien  lo recibió en el “Santo”,  el “Tahuchi” Albornoz que le dio la oportunidad y la confianza para jugar en la primera local son tan solo 15 años, bancándolo en todo momento y Raúl Iturriera que oporto a su crecimiento dándole un lugar importante en Torneo Anual.



Por último Joaquín Domber hace una reflexión “Muchos buenos jugadores se pierden por problemas familiares, la fiesta o el tema que sea. En Salta hay muchos de esos jugadores y no se les da la bola suficiente y es algo que da mucha bronca porque aparte de ser algo lindo es una salida a todos los inconvenientes que pueden tener. Espero que algún día cambie eso y cada vez se pierdan menos buenos jugadores”.

Nota: Juan Pablo Gimenez


No hay comentarios:

Publicar un comentario